kit de alarma wifi verialar

En el mercado hay muchos tipos de alarmas y resulta complicado distinguir cuál es la opción mejor. El funcionamiento de toda alarma es bastante sencillo, se trata de advertir cuando acceden al interior de un área protegida, personas no autorizadas, esto lo conseguimos por una serie de detectores de presencia (infrarrojos, volumétricos), o bien advertirles cuando se aproximan a las posibles entradas y aún están en el exterior. Cuando se genera esta “detección” no deseada, se activa una serie de funciones, que acostumbran a consistir en una señal acústica/luminosa, y el envió de la señal de alarma a una central receptora, o una llamada al teléfono del usuario de la alarma, etcétera.

ALARMAS SIN CUOTAS NI MENSUALIDADES

Verialar ofrece a sus clientes diferentes sistemas de alarmas que se componen de unos conjuntos iniciales y extensibles y que están formados por unos productos de alta tecnología que han sido certificados, como determina la normativa española, ésta clase de conjuntos se han desarrollado a fin de que sea fácil la auto instalación por el mismo usuario.

El sistema se programa a fin de que la central local de alarma en el caso de una intrusión con independencia de activar las señales acústico/sonoro, llamen a los teléfonos que se hayan programado en la central o panel.

En general va a ser el propio usuario quien va a recibir la llamada avisándole de que se ha producido una alarma en su domicilio. Lo más frecuente es que disuada al intruso con la señal acústica emitida por la sirena asociada al sistema en la instalación.

Asimismo, puede emplearse para resguardar la casa cuando estamos dentro. En un caso así se pueden usar detectores de exteriores que detectan al intruso cuando se aproxima a los lugares de acceso.

Cuando el intruso se dé cuenta de que ha sido descubierto es probable que se genere su huida puesto que ha perdido el factor sorpresa e ignora como puede ser la reacción.

Se puede emplear detectores de exterior e interiores organizándolos por zonas, de tal forma que de noche estén solo activos los detectores exteriores que observan los accesos y no las zonas interiores ya que por estas zonas nos moveremos libremente sin que salte la alarma.